Follow:
(life)style

HABLEMOS DE DIARIOS

El resumen de por qué he escrito diarios desde que aprendí a escribir y por qué tú también deberías hacerlo.

Hace unos días llegué a casa con la única intención de sentarme junto a la ventana y escribir (al puro estilo Elena Gilbert, inténtelo, se siente bien). Si me conocen, saben que colecciono libretas y las uso TODAS. Cada una tiene un propósito diferente, ya sea desahogarme, anotar mis pendientes o tareas, plasmar mis viajes para nunca olvidarlos, etc. Abrí una libretita que tengo desde hace cinco años, es rosa y medio infantil pero entre sus páginas tiene miles de momentos acerca de mi adolescencia que no podría recordar sino fuera porque los escribí.

En fin, resulta que ya nada más quedaba espacio para relatar un día más. A pesar de ser mi diario, jamás lo he hecho una rutina de todos los días. Solo recurro a él cuando me sucede algo que no puedo guardarme y creo que esa es la clave de por qué he durado tanto tiempo escribiendo para mí misma.

Tengo un amigo que me asegura que nosotros escribimos para que nos lean y jamás he concordado con él. Claro, tengo un blog y me gusta que me lean, que se identifiquen con lo que digo, que les mueva algo en su interior. Pero por otro lado, lo hago porque me gusta y aunque acepto sugerencias con muchísimo gusto, nunca publico nada que vaya en contra de lo que creo o quiero.

Y es una actividad que me relaja. Me transporta a un lugar donde solo estoy yo y mi imaginación. Hay muchas maneras de sanar el alma, pero creo que escribir es una de las mejores. Es por ello que hoy vengo a convencerlos de hacerlo una rutina, sin importar si son buenos o malos.

Empieza con lo básico

Justo como en la primaria, empieza escribiendo una bitácora sobre tu día a día. Lo que hiciste, las personas que viste, los lugares que visitaste y sobre todo: cómo te hizo sentir todo eso.

Sé constante

Dale seguimiento, no tiene que ser diario pero por lo menos unas cuatro veces por semana. Y jamás te pongas un mínimo o un máximo, pues habrá días que te dará por soltar solo un par de líneas y habrá otros que una hoja no será suficiente.

Reléelo cada tanto

Lo que más me gusta de escribir es releerme. Darme cuenta de lo mucho que he cambiado a lo largo de las páginas. Que hace un año estaba muy mal e insegura sobre mi futuro, y ahora todo se resolvió y no podría estar más feliz. Releer te va a ayudar a detectar cosas sobre ti, te hará conocerte más a ti mismo.

Y por último, no lo sufras, no te traumes y hazlo por y para ti. Los dejo con una frase al respecto que me parece muy acertada:

Bad love letters ask for love back. Good love letters ask for nothing.

Rachel Wolchin

 

 

¡Nos leemos en la próxima!

 

-Sofía.

You may also like

No Comments

Leave a Reply