Follow:
Travel

Mi experiencia con AIESEC

En la actualidad hay algo que nos motiva a los jóvenes que va más allá de ganar mucho dinero o casarse, y es VIAJAR. Esta tendencia por conocer el mundo ha hecho que cambie totalmente el turismo y la manera en que nos introducimos a la cultura de otros países, volviéndolo más fácil y significativo, que no solo sea  tomar fotitos o ir a tours aburridos.

En el post de hoy les cuento sobre mi experiencia viajando con AIESEC y por qué me cambió la vida.

Desde que regresé de pasar todo el verano del 2016 en Colombia, siento que no he vuelto a ser la misma, ¡Y lo digo en un sentido positivo, eh! Volví amando más a México, sintiéndome mucho más mexicana y con un compromiso con la sociedad que desconocía en mí. Quizás te parezca un poco raro esto que te digo si nunca has pasado mucho tiempo fuera del país. Yo tampoco sabía cómo era sentirse más mexicana si toda mi vida había estado aquí, pero es real.

AIESEC es una organización internacional que desarrolla el potencial de líderes jóvenes mediante prácticas profesionales y experiencias de voluntariado en el extranjero. Lo más impresionante de AIESEC (además de su presencia en 126 países) es que es una organización de estudiantes para estudiantes, lo que nos garantiza una visión fresca, actual y dinámica. Ha ido ganando popularidad a través de los años, sin embargo, muchas personas todavía no saben de su existencia o cómo funciona.

 

El año pasado participé en una convocatoria que lanzó Educafin con AIESEC y, junto con 14 jóvenes más del estado de Guanajuato, nos fuimos a Colombia durante casi dos meses a realizar un voluntariado.  Les doy algunos datos generales por si buscan tener una experiencia como la que yo viví:

 

  1. AIESEC te va guiando paso a paso para encontrar el voluntariado indicado para ti y el país al que quieres ir. Por lo general duran 6 semanas. Por ejemplo, yo estuve en la ciudad de Pereira con el programa de Golombiao, donde a través del deporte y actividades recreativas se buscaba fortalecer las habilidades de niños y niñas con el fin de que se desarrollaran en un entorno alejado de la violencia, promoviendo el liderazgo, la participación, pensamiento crítico, resolución de conflictos, etc.
  2. Adicional a esto, nos ayudaron a conseguir un alojamiento. AIESEC invita a recibir a los extranjeros mientras realizan su voluntariado en el país; esto permite que ellos se introduzcan más a la cultura y a su vez te platiquen de la suya. Tienes que llenar un cuestionario básico y cubrir una cuota para encontrar el lugar que se acomode mejor a ti. Las personas que te reciben se les llama host family y la persona que se convierte en tu guía durante tu estadía es tu buddy.
  3. Durante el voluntariado se organizan muchas actividades con el fin de que todos se conozcan y compartan sobre sus culturas, sin duda es una de las mejores partes de toda la experiencia. Yo hice amigos de otras partes de México, Brasil, Polonia, Honk Kong, Francia, Colombia, Argentina, Panamá, etc.
  4. Los gastos aproximados que se hacen son la cuota de $3,950 (alojamiento), el seguro de $1,785, el vuelo que depende mucho del país al que vas. Este último es el más caro pero existen becas de transporte que son más fáciles de conseguir de lo que uno cree. Te recomiendo checar en EDUCAFIN el formato para solicitar una, el apoyo máximo cuando a mí me la dieron era de $20,000.
  5. Okay,  hay algo que NO debes perder de vista: esta forma de viajar no es como las demás. Vas a conocer otra cultura, introducirte a ella y tratar de promover un cambio positivo. Mentalízate para ser abierto, comprensivo, paciente y sensible, porque vivirás una realidad distinta a la que conoces y puedes aprender muchísimo de ella.

 

Creo que este voluntariado con AIESEC me cambió la vida porque regresé dándome cuenta de lo mucho que tengo y no valoro. De las personas que me rodean. Las oportunidades que día a día se me presentan (desde lo más básico como tener acceso a agua potable hasta poder ir a la Universidad).  De que lo que pasa en México también pasa en otros países y podemos encontrar la manera de colaborar. Uno regresa con ganas de hacer las cosas bien, de ayudar, de convertirse en líder y agente de cambio. Si esto te interesa,  es una experiencia que te recomiendo 100%.

 

Cuéntenme, ¿Se han ido de voluntariado? ¿Les gustaría que hablara de otras maneras no convencionales de viajar? 🙂 ¡Nos leemos en la próxima!

 

xx

 

-Sofía.

 

 

You may also like

1 Comment

  • Reply Claudia Gabriela Tena Avalos

    Mi
    Hermosa y talentosa hija sigue así alentando jóvenes a ser mejores personas te amo orgullosa de ti como hija y tu identidad mexicana

    octubre 7, 2017 at 2:41 pm
  • Leave a Reply