Follow:
Music

REPUTATION ERA

Después de tres años (el break más largo que se ha dado en su carrera) sin nuevo álbum, Taylor Swift lanzó Reputation posicionándose ya en  el Top Chart de muchos países en iTunes Store. Pero todas esas ventas, ¿fueron solamente por la curiosidad de escuchar su más reciente material? ¿De verdad es una nueva Taylor?  

Cuando Taylor Swift borró toda su identidad de las redes sociales, Internet explotó y solo podía significar una cosa: un nuevo comienzo. Fresco y sin antecedentes. En su primer single Look What You Made Me Do, declara sin rodeos The old Taylor can’t come to the phone right now, ‘cause she’s dead. Y sembró grandes expectativas sobre qué es lo que veríamos en su música ahora y si sería posible volver a coronarse en el mundo de la música que, sin duda, alguna vez reinó.

Y siendo bien honesta, yo no estaba del todo segura respecto a esta nueva Taylor. Mi adolescencia fue crecer escuchando Fearless, Speak Now, y viendo cómo ella le ponía ritmo a los sentimientos que nadie más parecía entender. Maduré junto con ella y su música, y Reputation me sacó de onda totalmente en un primer momento porque daba la impresión de ser una recopilación de canciones oscuras, tirándole a todos los escándalos del pasado que la convirtieron en la chica hipócrita de la que todos los artistas tenían algo qué decir. Pero, después de tomarme el tiempo de escuchar el álbum non stop desde su lanzamiento el día de ayer, no me cabe duda que todo eso era solo una carátula ambigua de lo que es Taylor Swift y su música en el 2017.

Reputation viene a superar sus trabajos del pasado porque en sí, es una combinación de todos ellos. De Fearless tiene la valentía de exponer las cosas en cada verso, sin ningún mensaje secreto. De Speak Now la manera de cantar cosas tristes y frustrantes pero con una alegría impecable. De Red todas las emociones expuestas en una canción, de 1989 el ritmo ochentero que te hace querer pararte a bailar. Y no a pesar, sino por todo ello, se siente una Taylor más pura, más conectada con sus canciones, tal como lo fue en sus inicios.

Reputation es acerca de cómo nos engañamos a nosotros mismos creyendo que conocemos a alguien, pero solo vemos una parte de ellos. Una parte que no es igual a la que conocen sus padres, sus amigos, su pareja o incluso un extraño en la calle. Es sobre las facetas de nuestra personalidad que solo nosotros sabemos acomodar, y el resto solo verá las partes fragmentadas. Y eso no nos hace hipócritas, porque la reputación no nos define. La reputación es lo que los demás piensan de ti basado en lo que muestras, pero no tu verdadera esencia.

Así que, lo que vengo a decir en sí no es que lo compren pero sí que lo escuchen. Porque esta Taylor tiene mucho más por decir que en sus álbumes anteriores. De las quince canciones que contiene, tenemos los ya conocidos singles …Ready For It?, Look What You Made Me Do, Gorgeous, Call It What You Want pero también está End Game que canta con Future y Ed Sheeran, un trío inesperado y enérgico que canta para los románticos que por encima de todas las dificultades, se esmeran en estar juntos.

Están canciones muy fuertes como I Did Something Bad, que me dio unas vibes del remix de Tennis Court de Flume, donde Taylor habla de lo que se hizo mal y no tener por qué arrepentirse, y Don’t Blame Me sobre amor apasionado, loco y sin sentido (Don’t blame me, love made me crazy if it doesn’t you ain’t doing it right). Delicate, sobre arriesgarse nuevamente después de tener el corazón roto por mucho tiempo pero con un ritmo que te hace querer cantar y bailar a solas en tu cuarto. Getaway Car probablemente de las mejores canciones que ha hecho, con una vibra muy a la 1989 y versos que hablan de cuando algo no está destinado a durar, pero aún así nos aventuramos. King Of My Heart es preciosa, parece una versión reloaded de Holy Ground y New Romantics; y This Is Why We Can’t Have Nice Things la de Mean y Better Than Revenge, es alegre pero intensa. Call It What You Want es dulce y delicada, pero la mejor forma de rematar fue con New Year’s Day, la única balada del álbum y probablemente de las más íntimas que haya escrito.

The old Taylor is not dead. Ha renacido, se ha transformado. Sigue siendo la chica de la guitarra que cantaba con el corazón, solo que ahora más madura y experimentada musicalmente. Ya no canta solo sobre amor y relaciones, sino sobre la confrontación con ella misma y su imagen. Taylor demuestra que no podrá ser derrumbada ni por su propia reputación, que paradójicamente, es la misma que la ayudó a construirse otra vez.

 

Díganme, ¿les gustó el nuevo disco? ¿Les gustaría leer más reseñas como esta?

 

xx

-Sofía.

You may also like

1 Comment

  • Reply Claudia Gabriela Tena Avalos

    Si quiero saber más espero escuchar el
    Nuevo CD ❤️

    noviembre 13, 2017 at 2:34 pm
  • Leave a Reply