Follow:
Travel

WHEN IN MEDELLÍN

Parque de los Pies Descalzos, Teleférico, Estación de Metro, Parque Berrio, Parque Explora y Parque Lleras.

Fin de semana significa planear nuevas aventuras para descubrir todo lo que nos ofrece Colombia en los lugares más enriquecidos del país. Ahora tocó Medellín, una ciudad de la que escuchamos diversos comentarios pero en su mayoría muy positivos y por tanto, nos causaba cierta emoción ver qué tenía de especial.

De Pereira a Medellín hicimos aproximadamente cinco horas. Fue un viaje pesado porque la carretera estuvo llena de curvas, pero teníamos Wifi (mejor que el de Primera Plus) así que no nos quejábamos tanto. De la Terminal tomamos un uber que nos llevó a la Circular 6, donde nos estaba esperando la señora que nos iba a alojar las próximas dos noches. Debido a que somos extranjeros y tenemos muchas actividades planeadas, no podemos darnos el lujo de alquilar habitación de hotel y siempre optamos por opciones económicas y cómodas.

Las casas donde nos quedamos eran tres que se hallaban en la misma cuadra y nos contaron que ahí rentan estudiantes de la universidad. Compartíamos cuarto, tenía baño, en la esquina había una tienda de abarrotes y en frente un restaurante de comida mexicana. La zona era segura y como éramos diecisiete, nos acompañábamos a todas partes para no perdernos.

Caminamos muchísimo durante esos dos días y creo que fue una excelente opción para conocer la ciudad más a fondo. El primer día fuimos al Parque de los Pies Descalzos (aunque tenían las fuentes en mantenimiento y no nos dejaban meter los pies), subimos y bajamos puentes, visitamos Iglesias, vimos el Estadio por fuera… hubo algo de lo que me quedé con ganas: La exposición de Van Gogh Alive en Plaza Mayor. Ha estado presente en 23 ciudades alrededor del mundo y es una exhibición donde arte y tecnología se fusionan para mostrar las obras más aclamadas del artista de una manera única. Por cuestiones de tiempo no pude, pero estará presente en otras ciudades también por si gustan checar el sitio aquí

3m

8m

5m

6m

7m

11m

Estábamos cansados pero no podíamos irnos sin conocer la vida nocturna de Medellín. Tiene dos zonas rosas y nosotros fuimos al Parque Lleras porque nos quedaba cerca. En cuanto entrabas a la calle te sumergías en la fiesta. Había tantas opciones de bares y antros que no sabías ni cuál elegir. Es cosa de gustos y el presupuesto con el que cuentas, claro.

Al día siguiente el grupo se separó: unos fueron al Museo del Castillo de Medellín y otros fuimos al Parque Berrio, en el centro. Me gustó por su tranquilidad y el hecho de que todo quedaba cerca (la estación del metro, por ejemplo).

Seguimos caminando para encontrarnos con la Plaza Botero, un parque donde se encuentran 23 esculturas del famoso artista colombiano Fernando Botero. Había demasiada gente y no pude tomarle foto a todas, pero estas son algunas de las que más me gustaron:

DSC_0418

Tomamos el metro para ir al parque Explora (nos costó aproximadamente 15 pesos mexicanos) y lo que me encanta de este transporte es que te permite tener una vista de la ciudad sin necesidad de subir al punto más alto. Fue rápido, barato y nos dejó justo en la entrada de nuestro siguiente destino en la lista.

24m

El parque Explora es enorme y tiene miles de actividades, algunas gratuitas (como las que podrán ver a continuación) y otras con costo, como el zoológico.  Nosotros recorrimos a pie, entramos al mariposario y al jardín de orquídeas. También cuentan con un acuario y un planetario, pero el tiempo nos comía y no hubo oportunidad de conocer todo.

25m

27m

28m

29m

Tomamos el metro nuevamente seguido del periférico, porque queríamos conocer la Biblioteca Nacional. Desafortunadamente, cuando llegamos nos dijeron que llevaba 8 meses cerrada porque la están restaurando, pero igual pudimos disfrutar del paseo para conocer Medellín desde otra perspectiva.

Me queda claro que este fue un viaje express, que Medellín es una ciudad que merece ser explorada con un tiempo mínimo de una semana. Lo poco que pude ver y platicar con su gente hizo que me quedara claro lo bella que es. Limpia, organizada, moderna; probablemente una ciudad donde me gustaría estudiar o trabajar en un futuro. Había contrastes muy fuertes entre un barrio y otro, eso sí, pero es un tema que me gustaría dejar para después, cuando termine mi experiencia en este país.

Conclusión: El viaje se quedó corto pero fue BARATO y pudimos conocer mucho por las caminatas que hacíamos. En total yo creo que me gasté $1500 mexicanos (contando Guatapé) y valió cada centavo.

¡Nos leemos en la próxima!

 

-Sofía.  

 

You may also like

1 Comment

  • Reply Claudia Gabriela Tena Avalos

    Hija que hermosos lugares continúa tu travesía por ese país que ya me parece hermoso y digno de ir s conocer ☀️

    junio 16, 2016 at 10:14 pm
  • Leave a Reply