Follow:
Travel

WHEN IN VILLA DE LEYVA

Villa de Leyva, tienes un pedacito de mi corazón.

Entre los lugares que visité estando en Colombia se encuentra Villa de Leyva. Este pueblito del departamento de Boyacá está más o menos a tres horas y media de Bogotá (en autobús), pero yo que venía desde Pereira, pues me tocó hacer unas once horas aproximadamente. Todo por ser testigo de este lugar que conserva su arquitectura colonial y paisajes que van desde lo más desértico hasta cascadas que te dejan sin aliento.

10

14

11

Nosotros nos hospedamos en la Posada Villa Real por 20 mil y como podrán ver en las fotos de abajo, estaba pequeño pero acogedor. Hay cuartos para dos y cuatro personas (con camas matrimoniales y literas). Lo único que no me gustó es que el baño estaba dentro del cuarto y el ruido rebotaba mucho, era imposible no darse cuenta cada que alguien iba al baño o se bañaba.

23

22

Nos habían dicho que Villa de Leyva era cara pero como en todos los lugares que visité estando en Colombia, PUEDE ser caro si tú quieres que lo sea. Así como la noche fue barata en ese hostal, también las comidas lo fueron.  Estuvimos obsesionados con un restaurante llamado “Mekatos” justo en frente de la terminal. Vendían varios tipos de almuerzos y unas pizzas deliciosas. A lado había una panadería riquísima y a buen precio que también le dio gusto a mi estómago.

En Villa de Leyva hay bastantes lugares por visitar. Una de ellas es la Casa Terracota, construida por el arquitecto colombiano Octavio Mendoza Morales que “busca promover un estilo de vida alternativo y armónico tanto para el individuo y la comunidad, como para el medio ambiente circundante.” Fue terminada de construir en el 2012 y está abierta al público (la entrada cuesta 10 mil). Me enamoré de esta casa porque es algo que nunca había visto antes y realmente me hizo sentir parte de la naturaleza.

24

26

30

Otro lugar son los Pozos Azules. Para llegar aquí caminamos desde Casa Terracota (fue un camino largo y asoleado, juro que me sentía en el desierto). La entrada nos costó seis mil y se trata de cuatro pozos localizados en una zona llena de pinos, con colinitas, medio desértica. Es ideal para ir con tus amigos y acostarte en el pasto, lanzar piedras, etc. Dicen que antes eran más bonitos, con más agua, pero igual a mí me gustaron mucho.

54

66

56

63

Nuestra tercera parada ese día fue el Museo del Fósil pero siéndoles sincera, aquí también cobraban y nos dolió el codo. Igual recomiendo visitar las tiendas que están por fuera, pues venden muchas piedras y cristales a buen precio (imaginen mi felicidad al estar tan obsesionada con los cuarzos).

También nos recomendaron la Granja de los avestruces pero no nos sobró tiempo para ir. Por la noche salimos a la Plaza Mayor y les juro que está en todo su derecho de llamarse así. La plaza es inmensa y por la noche hay un ambiente muy bohemio, bares y restaurantes abiertos vendiendo café o chocolate caliente con música en vivo. Hacía frío pero realmente lo disfruté después de haberme acalorado tanto durante el día.

19

17

16

15

Aquí también se encuentra una tienda de chocolates donde pude comprarme uno vegano (aunque ninguno como los que encontré en Cartagena, que ya en estos días les platicaré). Y esta famosa piedra del castigo donde según la leyenda, al que la pise todos sus amigos lo patean hasta que cruza la iglesia. Yo la pisé sin saber y un colombiano se acercó a explicármelo aunque claro, no dejé que me pateara 🙂

71

69

70

Al día siguiente fuimos a un lugar fascinante llamado Las Periqueras. Se trata de una zona ecológica donde hay cascadas rodeadas de bosque. La entrada cuesta 12 mil pero las actividades de canopy, torrentismo, rapel, etc, son aparte. Yo no traía presupuesto ni cambio de ropa para meterme de lleno, pero por lo menos sí me acerqué lo más que pude a las cascadas.

73

76

78

79

90

89

De regreso a casa tuvimos problemas por un paro agrario que había en las carreteras de Colombia pero normalmente no debería haber problema para llegar o salir. Igual otra opción es contratar chófer en Bogotá para que te lleve y regrese sin problemas a la hora que más te convenga.

Fue sin duda uno de mis lugares favoritos y que recomiendo 100% si visitan las tierras colombianas. ¡Nos leemos en la próxima!

 

-Sofía.

You may also like

1 Comment

  • Reply Claudia Gabriela Tena Avalos

    Bellísimo me encanto

    julio 29, 2016 at 12:05 pm
  • Leave a Reply